• Colección completa
  • Envío gratuito a partir de 50 €
  • Plazo de devoluciones de 30 días
  • Pago seguro con Creditcard o PayPal

Cómo lavar un edredón

Un edredón bien cuidado puede durar de ocho a diez años. Pero, ¿cómo se cuida un edredón? ¿Cómo puedes mantener limpio un edredón? ¿Es suficiente con airearlo frecuentemente? ¿Se puede lavar un edredón? Y si es así, ¿cómo se seca?

FRESCO Y LIMPIO.

Durante la noche sudamos y este sudor es absorbido por las sábanas y el edredón. Al airear, mantenemos las sábanas y el edredón frescos durante unos días. Después de eso, podemos lavar la ropa de cama. Lavar un edredón a menudo no es una buena idea, ya que se desgasta más rápido si se lava con frecuencia. La generación actual de secadoras tiene una función para refrescar la ropa, de modo que el edredón se puede refrescar en la secadora de vez en cuando. Solo tienes que leer la etiqueta del edredón de antemano para ver si puede ponerse en la secadora. Pero… a veces no basta con airearlo y refrescarlo. Con el tiempo, un edredón necesita una limpieza más a fondo.

¿UN EDREDÓN SE PUEDE LAVAR A MÁQUINA?

La respuesta es sí, es decir, la mayoría de los edredones pueden lavarse en la lavadora.
Cuanto mayor sea el tambor, mejor. Si el edredón está apretujado, no se puede limpiar por igual y la limpieza en seco es la única garantía de un buen resultado. Comprueba la etiqueta para ver cuál es la mejor forma de limpiar el edredón. Hay diferentes tipos de edredones y todos ellos tienen sus propias instrucciones de limpieza.

Un consejo más: utiliza un detergente suave para lavar un edredón o un detergente especial para edredones.

SECAR EL EDREDÓN.

Has lavado el edredón, pero ¿cómo se seca?
Puedes ver en la etiqueta si puede ponerse en la secadora. Si aún tienes dudas, es mejor que lo seques al aire libre. Secarlo al aire libre es una opción excelente. Sin embargo, evita que el sol incida de manera directa. No cuelgues el edredón doblado por la mitad. Si no lo puedes evitar, gira el edredón de vez en cuando mientras se seca. Sacude el edredón cada cierto tiempo para que las plumas se separen unas de otras.
El edredón se puede utilizar de nuevo una vez seco, envuelto en una funda de edredón recién lavada, y tu cama volverá a estar lista para otra buena noche de descanso.

¡Dulces sueños!

Otras propuestas interesantes