• Colección completa
  • Envío gratuito a partir de 50 €
  • Plazo de devoluciones de 30 días
  • Pago seguro con Creditcard o PayPal

Fracción resto: ¿qué debemos y qué no debemos incluir?

No todos los residuos se pueden recoger de forma selectiva. Habitualmente, tiramos los residuos que no separamos al cubo de la basura, y luego los depositamos en el contenedor gris. Limitar la cantidad de fracción resto que se genera es mejor para la economía y para el medio ambiente. Por este motivo, es bueno saber qué debemos y qué no debemos incluir es esta fracción.

¿QUÉ ES LA FRACCIÓN RESTO?

La fracción resto son los residuos restantes después de separar los residuos reciclables (papel y cartón, envases de plástico, envases metálicos, tetrabriks, residuos orgánicos, vidrio y tejidos). Aunque separemos correctamente los residuos, siempre queda una fracción resto. Normalmente este resto se tira al cubo de la basura.

Ejemplos de residuos incluidos en la fracción resto:
V    Pañales
V    Toallitas
V    Bolígrafos y lápices
V    Bolsas de aspiradora llenas, polvo de barrer
V    Servilletas y papel de cocina sucios
V    Excrementos de animales
V    Sustrato para jaulas, arena para gatos
V    Compresas, tampones y salvaslips
V    Algodón (bastoncillos de oídos, discos desmaquillantes)
V    Papel de aluminio
V    Contenedores de poliestireno
V    Maquinillas de afeitar
V    Carbón, cerillas y cenizas

Residuos no incluidos en la fracción resto:
X    Residuos orgánicos
X    Envases de plástico, envases metálicos y tetrabriks
X    Vidrio
X    Papel y cartón
X    Escombros
X    Voluminosos
X    Restos de productos químicos

¿QUÉ SE HACE CON LA FRACCIÓN RESTO?

La fracción resto se incinera para producir electricidad y calor. Después de la incineración, se separan los metales de las cenizas mediante imanes y corrientes de Foucault.

Otras propuestas interesantes