Cápsula del tiempo de los años 60 para la princesa de la cocina moderna

«¿De verdad no cocinas nunca?», preguntó mi padre con incredulidad cuando le conté que mi prometido es mi Jamie Oliver personal. «No, nunca», confirmé. Sí. Lo has leído bien: me gusta que me mimen y no entro en la cocina si no es imprescindible. O, como mucho, cuando toca preparar una tarta o algún postre especial. Aparte de eso, la cocina es terreno de mi novio. Y a los dos nos gusta que sea así.

A veces me imagino cómo debe de haber sido vivir en los años 60 o 70. Me veo preparando un pastel de carne para mi marido con mi falda plisada de divertidos motivos mientras suena de fondo «Sugar Sugar». Una imagen idílica, pero que resulta difícil de imaginar. Incluso algo surrealista. Precisamente porque en la actualidad mi novio me suele echar de la cocina mientras canta «Who run the world?Girls».

«Mi novio pasa rápidamente de ser un encantador Jamie Oliver a convertirse en un Gordon Ramsay fuera de sí cuando no corto las setas a su gusto.»

 

Pero puede que esto también sea algo bueno. Ponnos a mí y a mi novio juntos en una cocina y estoy segura de que nuestros planes de boda iba a durar dos telediarios. Mi novio pasa rápidamente de ser un encantador Jamie Oliver a convertirse en un Gordon Ramsay fuera de sí cuando no corto las setas a su gusto. Y, para serte sincera, siempre me ha importado más tener éxito en el trabajo que tener las tareas del hogar al día.

Así que creo que es una estupenda idea que estas responsabilidades no recaigan solo sobre mí. Además, tengo la impresión de que tampoco iba a ser la mejor ama de casa. Uno de mis peores momentos fue hace poco, cuando tuve limpiar el polvo de los bigotes de mi gato. Y es también mi novio el que tiene que estar recordándome continuamente que el contenedor tiene que estar en la calle. Con la desagradable consecuencia de que la mitad de los vecinos ya han podido verme con mi look sin filtros, recién salida de la cama. (No, prefiero no hablar de eso ahora.)

«Además, tengo la impresión de que tampoco sería la mejor ama de casa: hace poco tuve que limpiar el polvo de los bigotes de mi gato.»

¿Qué es lo único de los años 60 y 70 que aún puede encontrarse en nuestra cocina? ¡La nueva colección retro de Brabantia! Un guiño a todas esas mujeres (¡y ahora también hombres!) amas de casa a las que tanto admiro. El llamativo estampado retro de esta colección atraerá todas las miradas en tu cocina. Desgraciadamente, el talento culinario no está incluido.

  1. Set de repostería antiadherente - Champagne
    Set de repostería antiadherente - Champagne
    € 47,95
  2. Molde para muffins 12 cavidades, antiadherente - Champagne
    Molde para muffins 12 cavidades, antiadherente - Champagne
    € 18,95
  3. Molde para pan 30 cm, antiadherente - Champagne
    Molde para pan 30 cm, antiadherente - Champagne
    € 15,95
  4. Molde para pan 23 cm, antiadherente - Champagne
    Molde para pan 23 cm, antiadherente - Champagne
    € 13,95
  5. Molde desmontable 24 cm, antiadherente - Champagne
    Molde desmontable 24 cm, antiadherente - Champagne
    € 20,95

Sobre la autora

Femke Kamps

Creadora de contenidos digitales freelance y autora

Femke Kamps es creadora de contenido y autora del libro "Fuck the quarterlife crisis". Vive con su pareja y sus dos gatos en Den Bosch y frecuenta a menudo numerosos restaurantesde sushi. Además, es una apasionada de la ciudad de Nueva York, la fotografía y el carpool karaoke. Nadie es perfecto.

Good day, to give you the best Brabantia Experience, we offer our website in several languages.
Based on your location we propose you  the next website(s):